MundoNoticias

Papa tiene esperanza que beatificación de venezolano fomente reconciliación

Share this article

Por Junno Arocho Esteves

CARACAS, Venezuela  — En medio del sufrimiento por una devastadora crisis económica y una pandemia, la beatificación de José Gregorio Hernández, cariñosamente conocido como el «médico de los pobres», es un testimonio de la fe y la esperanza para el pueblo de Venezuela, dijo el papa Francisco.

En un mensaje de video difundido por el Vaticano el 29 de abril, el Papa dijo que la beatificación de Hernández «es una bendición especial de Dios para Venezuela» y un ejemplo a seguir para los venezolanos mientras trabajan para revivir el país «con un espíritu de reconciliación».

«Esta es una gracia que se debe pedir: el espíritu de reconciliación», dijo. «Porque siempre hay problemas en las familias, en las ciudades, en la sociedad, hay personas que miran con recelo, que se ven mal, siempre se necesita la reconciliación».

Debido a la pandemia, una celebración reducida se iba llevar a cabo el 30 de abril con una misa de beatificación en la Universidad Central de Venezuela en Caracas.

Nacido en 1864 en la aldea andina de Isnotu, a unas 460 millas al oeste de Caracas, Hernández estudió medicina en Venezuela y en el famoso Instituto Pasteur de París.

Mientras estaba en Europa, intentó en dos ocasiones ingresar a un monasterio, pero la mala salud le impidió convertirse en monje.

Durante su regreso a Venezuela, ejerció la medicina y con frecuencia visitaba a pacientes enfermos sin pedir el pago por sus servicios. Su generosidad llevó a los lugareños a llamarlo «el médico de los pobres».

Su vida fue trágicamente truncada en 1919 cuando, después de recoger un medicamento para un paciente en una farmacia, fue atropellado por un automóvil que pasaba. Desde entonces, la devoción de los venezolanos por Hernández se ha mantenido fuerte y la gente ha atribuido curaciones a su intercesión.

En su mensaje, el Papa dijo que sabía que muchos venezolanos han estado esperando ansiosos la beatificación del «médico del pueblo que, junto a Nuestra Señora de Coromoto, intercede por sus compatriotas y por todos nosotros».

«Confieso que no he conocido a ningún venezolano aquí en el Vaticano, ni en la plaza ni en una audiencia privada, que en medio de una conversión no haya preguntado ‘¿Y cuándo es la beatificación de Gregorio?’ Lo llevaron en sus almas. Bueno, ahora este deseo ha sido concedido», dijo.

Para «los cristianos y todas las personas de buena voluntad», dijo el Papa, Hernández es un ejemplo de un discípulo de Cristo que fue «el epítome de la bondad personal y de las virtudes cívicas y religiosas de la apertura, la sensibilidad al dolor, la modestia y la humildad en su vida y práctica profesional».

«Es un modelo de santidad comprometido con la defensa de la vida, con los desafíos de la historia y, en particular, como paradigma de servicio a los demás, como buen samaritano que no excluye a nadie. Es un hombre de servicio universal», afirmó el papa.

Como Cristo, quien lavó los pies de sus discípulos en la Última Cena, Hernández vio a los demás como sus iguales «sin menospreciar ni menospreciar a nadie», dijo el Papa, y siempre estaba dispuesto a ayudar a los necesitados.

«A veces pensamos que nadie necesita ayuda, que somos autónomos, que no necesitamos nada, ni siquiera el perdón, ¿no es así?» preguntó el Papa. «Todos necesitamos ayuda, todos. Todos necesitamos perdón».

El papa Francisco también usó el mensaje de video para expresar su esperanza de visitar Venezuela, y dijo que continúa «orando a Dios por la reconciliación y la paz entre los venezolanos».

«Creo sinceramente que este momento de unidad nacional, en torno a la figura del médico del pueblo, representa una hora singular para Venezuela, y exige que vayan más allá, que den pasos concretos a favor de la unidad, sin dejarse vencer por el desánimo,» él dijo.

You May Also Like

Menú