Jóvenes AdultosNoticias

Obispo acepta todas las propuestas del Sínodo de Jóvenes Adultos

Share this article

SAN DIEGO – Se motivó a los participantes del Sínodo de Jóvenes Adultos a “soñar en grande” al formular propuestas sobre cómo puede la Iglesia atenderlos mejor y así lograr que muchos más de sus compañeros se unan a ellos.

Esos sueños ya se están convirtiendo en una realidad.

A escasas dos semanas después de que los delegados del sínodo hicieron sus recomendaciones, el Obispo Robert W. McElroy aprobó todas y cada una de ellas, anexando tres propuestas propias a la lista de 30, y con la promesa de que su implementación sería de manera inmediata.

Las propuestas fueron presentadas de manera solemne al Obispo McElroy en seis pergaminos durante la asamblea de clausura del sínodo, que se celebró el 9 de noviembre en la Misión de San Diego de Alcalá. Allí, expresó su esperanza de que este podría ser «un gran momento de gracia fructífera y la presencia de Dios en nuestra Iglesia local, en la que veremos que las ideas y las propuestas en estos pergaminos se vuelven realidad».

Los 133 delegados del sínodo que votaron por las propuestas radicales durante la asamblea general del 26 y 27 de octubre estuvieron presentes en esta sesión final, junto con muchos de los otros jóvenes adultos que también formaron parte del proceso. Y estuvieron presentes miembros del Consejo de sacerdotes, quienes juraron apoyar las propuestas.

Muchas de las propuestas tienen fechas límites para su implementación, asignadas por los jóvenes adultos delegados; la mayoría de ellas deben cumplirse dentro de los próximos dos años.

Entre las propuestas se hizo un llamado a cada grupo geográfico de parroquias, o decanatos, a atender mejor a los adultos jóvenes al programar Misas y tiempos de confesión en las tardes de los días entre semana; el desarrollo de una mejor y más eficiente estrategia de comunicación para mantener a los adultos jóvenes mejor informados sobre eventos y oportunidades en toda la diócesis; y que cada parroquia agregue a sus presupuestos una cantidad para el ministerio de jóvenes adultos.

El Obispo McElroy también emitió tres propuestas propias: para finales del 2022, el 25 por ciento de los papeles litúrgicos y de liderazgo de las 97 parroquias de la diócesis serán ocupados por jóvenes adultos; el Obispo asignará el mismo porcentaje de jóvenes adultos a las diferentes juntas y comisiones diocesanas para enero del 2020; y que, para enero de 2020, cada uno de los siete decanatos de la diócesis convocará a un equipo de liderazgo de jóvenes adultos compuesto por representantes de cada parroquia en el decanato.

El Padre John Hurley, CSP, coordinador del sínodo diocesano, dijo que la edad promedio de los participantes del sínodo fue de 26 años. Agregó que este proceso sinodal permitió a la Iglesia local a escuchar la voz “profética” de algunos de sus miembros más jóvenes.

Ana Zavala, delegada de la Iglesia de la Natividad en Rancho Santa Fe, estaba entre los que vieron el valor de esta reunión diocesana como el hecho que fueron los mismos adultos jóvenes quienes diagnosticaron las deficiencias del ministerio de jóvenes adultos y propusieron soluciones.

“En realidad me emocioné mucho una vez que estaba ahí (en la Asamblea General) y me di cuenta de lo que esto podría significar para nuestra diócesis”, dijo Zavala, de 30 años de edad. Agregó que la llenó de esperanza “ver a tantas personas que aman la Iglesia, que quieren hacerla crecer y traer la Buena Nueva a todo el mundo”.

El Sínodo Diocesano de Adultos Jóvenes, titulado “»¡Cristo Vive! Tiempos de Sueños y Decisiones” se inspiró en la exhortación apostólica del Papa Francisco, “Christus Vivit” (» Cristo está Vivo”), que se publicó en marzo.

El Sínodo de Adultos Jóvenes de San Diego representa el deseo del Obispo McElroy “de adoptar la exhortación apostólica del Papa Francisco…y traerlo a la Iglesia local”, explicó el Padre Hurley.

Al hacer esto, San Diego se convirtió en la primer diócesis de Estados Unidos en realizar un sínodo para las necesidades pastorales de los adultos jóvenes – un tema tremendamente importante, dado que las estadísticas muestran un aumento en el número de adultos jóvenes que abandonan la Iglesia.

La primera fase del sínodo diocesano comenzó con una serie de reuniones, celebradas del 7 de septiembre al 13 de octubre, una en cada uno de los siete decanatos. Cada parroquia del decanato envió a un delegado de adultos jóvenes y tres representantes adicionales para participar.

En total fueron 230 adultos jóvenes los que participaron en las reuniones regionales.

En dichas reuniones los adultos jóvenes reflexionaron sobre cinco temas: su relación personal y espiritual con Dios; su percepción de la Iglesia católica hoy en día; explorar cómo es que son recibidos y acompañados en sus parroquias, explorar su llamado y razón de vida evaluando su liderazgo; su sentido de servicio social y la diferencia que hacen en la vida como Católico; y explorar los elementos de la libertad Cristiana.

Las propuestas que surgieron de las sesiones del decanato fueron recopiladas y presentadas a los delegados en la asamblea general, la segunda fase del proceso del sínodo, para su posterior discusión y, en última instancia, una votación.
Las 25 propuestas de la asamblea general fueron oficialmente aceptadas por el Obispo en la sesión final del 9 de noviembre, junto con otras cinco propuestas adicionales obtenidas en una convocatoria realizada el 24 de octubre a maestros y personal administrativo jóvenes pertenecientes a las  escuelas católicas de la localidad.

Para Patrick Rivera, director de la Oficina Diocesana de Ministerio de Adultos Jóvenes, dijo que el sínodo ayudó para “obtener un medidor sobre dónde se encuentran los adultos jóvenes en nuestra diócesis, qué tan efectivos somos para llegar a ellos, cuánto saben sobre lo que estamos haciendo y cómo podemos hacerlo mejor”.

El equipo central del sínodo, quienes se encargaran de implementar las propuestas, se reunirá cada mes. Su primera reunión fue el 8 de noviembre.

La canciller María Olivia Galván, miembro del equipo central, dijo que conforme las propuestas se vayan implementando dentro de los próximos meses, espera que los adultos jóvenes reconozcan el deseo de la Iglesia local de hacer todo lo posible «para abrazarlos con todos los dones que tienen para ofrecer».


 

You May Also Like

Menú