Noticias

Las Misas al exterior, y un toque de Esperanza

Share this article

SAN DIEGO — A pesar de que la diócesis una vez más ha tenido que ofrecer Misas al exterior, desde mediados de noviembre, en respuesta a la alza en casos en la región, existe algo de “consuelo en esperanza de lo que se avecina”.

El 10 de noviembre el Condado de San Diego regresó al nivel púrpura, el de mayores restricciones bajo el plan de reapertura de Covid-19 en California. Como resultado, el Obispo Robert McElroy le pidió a los sacerdotes que suspendieran todas las Misas en interior en el condado por lo menos durante tres semanas, incluyendo funerales y bodas, comenzando el 14 de noviembre.

Muchos de los sacerdotes ya estaban realizando Misas al exterior, particularmente los domingos, así que la más reciente instrucción no fue tan inquietante como las primeras del año. La asistencia a Misa ha disminuido de manera significativa en toda la diócesis comparado con los niveles pre-Covid.

“Estamos muy bajos (en asistencia)”, comentó el Padre Efraín Bautista entre una Misa y otra el pasado domingo, 15 de noviembre en la Parroquia Corpus Christi en Bonita. “Creo que todavía hay muchas personas que tienen miedo a salir de sus casas”.

Para atender a estas personas, muchas parroquias continúan transmitiendo en vivo sus Misas diarias y dominicales a través de sus sitios de internet y sus canales de redes sociales. La diócesis continúa transmitiendo en vivo sus Misas dominicales en inglés y español a través de su sitio, sdcatholic.org.

Los fieles deben revisar el sitio web de su parroquia para estar al pendiente de actualizaciones en las celebraciones navideñas, dado que es muy probable que las restricciones se extiendan más allá del Día de Acción de Gracias.

A pesar de que las Misas al interior están temporalmente suspendidas, las oficinas de la diócesis y sus parroquias permanecen abiertas. Los colegios de la diócesis en el Condado de San Diego también permanecen abiertos para clases presenciales y en línea.

En una carta a los sacerdotes de la diócesis enviada el 13 de noviembre, el Obispo McElroy reconoció “la carga tan pesada que la propagación (del coronavirus) les trae a ellos como pastores, sobre el personal parroquial y el liderazgo laico».

«Pero me consuela la esperanza de lo que que nos espera», continuó. “Estamos en la cúspide del Adviento…esperando la venida de la liberación de Dios de toda forma de sufrimiento en nuestra vida y en nuestro mundo.

“Y en este Adviento en particular, nosotros como Iglesia y como mundo hemos dado la primera señal de nuestra liberación del flagelo de Covid en el tremendo progreso en el desarrollo de una vacuna».

Con esto el Obispo hacía referencia a la vacuna desarrollada por Pfizer en sociedad con la compañía alemana BioNTech, la cual  tiene una efectividad de más del 90 por ciento en los resultados iniciales de prueba. Desde esa noticia, un segundo fabricante de medicinas, Moderna, anunció que su vacuna también muestra una alta efectividad en los estudios clínicos.

Si esos resultados se mantienen, la FDA todavía tendría que aprobar estas vacunas antes de que sean aprobadas para uso de emergencia, comenzando con las poblaciones más vulnerables, como los trabajadores de la salud y los pacientes de residencias de ancianos.

 

 

 

 

 

 

You May Also Like

Menú