Noticias

¿La tecnología llegó a la Iglesia para quedarse?

Share this article:

SAN DIEGO – Debido a la cancelación de todas las Misas públicas y otros eventos de la Iglesia por medio de las autoridades de salud, las parroquias católicas han tenido que encontrar nuevas formas de ofrecer alimento espiritual y sentido de comunidad a sus feligreses.

Sin duda alguna, ha habido un notable incremento en el uso de los medios digitales en todos los ámbitos.

Muchas parroquias han estado ofreciendo Misas a través de transmisiones en vivo o grabadas. En algunas, esto se limitó solamente a la Semana Santa, pero en otras las Misas han estado disponibles semanalmente y en ocasiones hasta diariamente. Además de las Misas, algunas parroquias han agregado el Vía Crucis virtual, rosarios, Coronillas de la Divina Misericordia y otras formas de devoción.

Inicialmente, la diócesis ofreció transmisiones en vivo de Misa diaria, así como la Dominical en español e inglés a través de su sitio web, pero ahora solamente ofrece Misas Dominicales puesto que el número de parroquias ofreciendo Misas diarias ha aumentado.

Mientras tanto, plataformas de videoconferencias como Zoom han permitido que continúen los ministerios parroquiales respetando el protocolo de distanciamiento social, tales como grupos de oración, grupos de jóvenes y adultos jóvenes, programas de preparación matrimonial y el Rito de Iniciación Cristiana para Adultos (RICA), por mencionar algunos.

En el camino, muchos sacerdotes se han distinguido por aventurarse más allá de su zona de confort. Y las parroquias, descubriendo las ventajas de la nueva tecnología, ya están anticipando maneras de incorporarlas a la vida después de la pandemia.

Flocknote, un servicio de texto y correos electrónicos para las parroquias, ha demostrado ser de gran utilidad para muchas parroquias durante este tiempo como medio de comunicación estable con los feligreses y por compartir información de manera puntual.

El Padre Matthew Spahr, pastor de la Parroquia La Inmaculada, comentó que el número de feligreses de su parroquia que estaban inscritos en Flocknote aumentó de 400 a 1,200 una vez que confirmaron que este sería el medio principal de comunicación de la parroquia con los feligreses.

Por su parte, el Padre Alex De Paulis, pastor de la Parroquia de St. Vincent de Paul en Mission Hills, dijo que grabar las Misas era algo totalmente nuevo para él. Y que, de hecho, cuando en el pasado le habían solicitado grabar las Misas y las Homilías siempre se había negado. Agregó que el conocimiento de que lo están grabando lo “cohíbe» y lo saca «de la zona de predicación».

Pero una vez que se enfrentó a la realidad de la cancelación de las Misas públicas, comenzó a grabar de manera casi inmediata. Hoy en día, las Misas de la parroquia son transmitidas en vivo de lunes a viernes, y las Misas Dominicales son grabadas y editadas de manera profesional por un voluntario de la parroquia.

El Padre Edward Horning, pastor de las tres parroquias que componen las Comunidades Católicas de Brawley y Westmorland, ha encontrado nuevos fieles virtuales más allá de los límites de su parroquia: una pequeña parroquia hispana en Nevada con un solo sacerdote, quien contrajo COVID-19, ha estado sintonizando.

El Padre Horning, quien transmite Misas en vivo diariamente a través de Facebook, dijo que las liturgias en línea han sido bien recibidas en “el Valle y más allá”, agregó que una de ellas había tenido más de 13 mil visitas.

Así como la tecnología les ha permitido transmitir las liturgias de manera virtual, las parroquias también han estado utilizando las plataformas de videoconferencias para continuar con sus ministerios.

El grupo de Adultos Jóvenes de La Inmaculada ha continuado con sus estudios semanales de Biblia de 7-8:30 p.m. los jueves a través de Zoom.

Joe Quiroz, miembro de dicho grupo, señaló que como los adultos jóvenes no pueden recibir el Cuerpo de Cristo de manera sacramental, los estudios bíblicos virtuales del grupo ofrecen «la siguiente mejor opción»: una experiencia del Cuerpo de Cristo en forma de comunidad cristiana.

El formato ha cambiado un poco en su versión en línea. Mientras que en persona, los estudios de Biblia seguido comenzaban con unos minutos de socializar antes de pasar a una oración y reflexión sobre las lecturas de la Misa del siguiente Domingo, esa socialización ahora toma gran parte del tiempo.

Teresa O. Moya, directora del ministerio de evangelización y catequesis para las Comunidades Católicas de Brawley y Westmorland, y su equipo de catequistas han podido mantener el programa de formación en la fe de su parroquia adoptando un modelo de aprendizaje a distancia. Los jóvenes, por ejemplo, han estado utilizando Google Classroom para ver videos educativos y para recibir y entregar asignaturas semanales.

Eventualmente, las autoridades levantaran las restricciones relacionadas con COVID-19. La pregunta es, ¿ahora que los pastores y feligreses han visto las ventajas de la tecnología, querrán continuar con ello? ¿Ven espacio para la tecnología cuando las Iglesias vuelvan a abrir sus puertas y la vida regrese a la normalidad?

“Definitivamente me veo integrando esto a nuestro ministerio de ahora en adelante”, dijo el Padre Pat Mulcahy, de la Parroquia Mary Star of the Sea en La Jolla. “Por supuesto, que no va a ser un sustituto, puesto que la liturgia es un encuentro muy personal con nuestro Señor. Pero un feligrés que asiste a Misa diariamente por medio de nuestras transmisiones me dijo que esto debe continuar ”.

 

You May Also Like

Obispos donan fondos para seminario de rector asesinado

Líder católica: Política de EE. UU. puede ‘hacer enmiendas’ en Centroamérica

Obispo clama trato compasivo de migrantes

Culturas Se Unen en Brillante Celebración

Comienza Colecta Anual Católica en Febrero

Madres embarazadas: ‘No están solas’

Menú