Jóvenes AdultosNoticias

Jóvenes adultos dan vida a la diócesis

Share this article

SAN DIEGO —La Misa Anual de Jóvenes Adultos de la diócesis adquiere un nuevo significado este año, a medida que disminuye la pandemia del COVID-19.

La liturgia diocesana, abierta a católicos de entre 18 y 39 años, se llevará a cabo el domingo, 15 de agosto a las 6:30 p.m. Será precedida por una hora de adoración Eucarística, comenzando a las 5:30 p.m.

La Misa celebrada dentro de la Iglesia de La Inmaculada, ubicada en del campus de la Universidad de San Diego, será oficiada por el Obispo Auxiliar Ramón Bejarano y contará con música litúrgica proporcionada por José Martínez, originario del Valle Imperial.

Patricio Rivera, director de la Oficina Diocesana de Ministerio para Jóvenes Adultos, afirmó que dicha ceremonia por lo general reúne entre 500 y 600 jóvenes adultos de toda la diócesis, incluyendo el Valle Imperial.

Agregó que la Misa de este año, tras año y medio de aislamiento social, proporcionará un recordatorio de lo grande y diversa que es la población de jóvenes adultos en nuestra diócesis.

“Estamos muy acostumbrados a ver a las personas de nuestra parroquia y tal vez, a uno que otro amigo de otras parroquias”, dijo Arla Sigarlaki, 35, quien coordina el ministerio de jóvenes y jóvenes adultos en la Parroquia de San Miguel en Paradise Hills. “Pero lo maravilloso es ver (gracias a este evento) lo viva que está la diócesis, especialmente con los jóvenes adultos”.

Tras meses de estar en contacto principalmente a través de Zoom y redes sociales, “es un poco indescriptible el poder reunirnos en vivo como comunidad para celebrar nuestra fe todos unidos como uno mismo”, agregó.

La Misa de Jóvenes Adultos se celebró por primera ocasión en 2012. El año pasado debido a la pandemia del COVID-19 y la orden de “quédate en casa” se tuvo que posponer, no cancelar, el popular evento. Se acabó realizando en el mes de octubre en la Parroquia de San Gabriel en Poway, donde un amplio patio y estacionamiento permitieron la adoración segura para más de 200 jóvenes adultos.

Allan Mena, 25, es miembro de la Parroquia del Santuario de San Judas del Oeste, donde forma parte del ministerio de música. Mena ha asistido a la Misa de Jóvenes Adultos cada año desde 2017, este año no será la excepción.

“No somos el futuro, sino el presente; somos el ahora”, dijo sobre los jóvenes adultos en la Iglesia.

Mena agregó que lo que hace tan especial a la Misa de Jóvenes Adultos es que “verdaderamente te abre los ojos para darte cuenta de que no estás solo, que hay otros jóvenes adultos que al igual que tu están buscando a Cristo”.

Para Kierstin Rowell, 29, la Misa representa “una celebración del hecho de que hemos pasado por toda esta locura (la pandemia) y llegado hasta este punto en el que todos…podemos estar en el mismo lugar, celebrando juntos la liturgia.

«Eso será particularmente especial este año, el simple hecho de saber que ha pasado tanto tiempo desde que pudimos reunirnos como una comunidad de jóvenes adultos», señaló Rowell, quien se desempeña como directora del ministerio de jóvenes y jóvenes adultos en la parroquia de San Gabriel.

Rowell ve la Misa de Jóvenes Adultos como una manera “factible” de regresar a los eventos de este ministerio después de la pandemia, porque la Misa es algo que nos resulta familiar: “Sabemos como ir a Misa”.

 

 

 

You May Also Like

Menú