Noticias

El Obispo propone un marco moral para votar

Share this article:

Al dar inicio el ciclo electoral 2020, que podría decirse es uno de los más significativos en la historia del país, ¿cómo deben votar los católicos?

El Obispo de San Diego Robert McElroy responde a esa pregunta presentando un amplio marco moral que los votantes católicos pueden utilizar para elegir candidatos individuales. Lo dio a conocer en un discurso titulado “Conciencia, Candidatos y Discipulado en la Votación” en la Universidad de San Diego el 6 de febrero.

Este marco propone cómo los votantes pueden escoger a candidatos en una forma que incorpora los principios de la enseñanza social católica que defienden y avanzan la justicia, vida y paz; reconoce el papel que la capacidad y la integridad del individuo tienen en gobernar; y aboga por la civilidad y la unidad dentro de la sociedad.

El Obispo reconoció que muchos dentro de la Iglesia Católica creen que el aborto es el tema político predominante en juego en 2020. Sin embargo, identificó otros dos temas que muchos fieles también creen tienen gran importancia en las elecciones.

Primero, el Obispo habló del aborto, señalando que más de 750 mil niños no nacidos son asesinados en Estados Unidos cada año. Mencionó que hubo un tiempo cuando hubo un apoyo bipartidista para la implementación de políticas que hicieron que el aborto fuera raro.

“Ahora, ese compromiso ha sido destripado en el Partido Demócrata en una capitulación a las nociones de privacidad que simplemente bloquean la identidad humana y los derechos de los niños no nacidos”, dijo.

El Obispo agregó que rápidamente Estados Unidos se está convirtiendo en una nación dividida en dos: “la mitad de nuestro país luchando por leyes que resguarden a los no nacidos y la otra mitad adoptando leyes cada vez más extremas que permiten el asesinato de los niños que están por nacer”.

Al mismo tiempo, comentó que existe un claro consenso científico internacional de que el cambio climático causado por el uso de combustibles fósiles y otras actividades humanas “representa una amenaza para el futuro de la humanidad y que la contaminación del aire resultante de los combustibles fósiles ya es una importante causa de muerte prematura en nuestro planeta”.

Según Veerabhadran Ramanathan, un reconocido científico climático del Instituto Scripps de Oceanografía y consejero del Papa, la contaminación del aire por combustibles fósiles mata a 3.6 millones de personas alrededor del mundo año con año, 150 mil de ellos en Estados Unidos.

“Debido a que la trayectoria del peligro desencadenado por los combustibles fósiles está aumentando tan rápidamente, los próximos diez años son críticos para detener la amenaza a nuestro planeta”, dijo el Obispo.

Bajo la Administración de Trump, Estados Unidos se ha convertido en líder a resistirse a los esfuerzos por combatir el cambio climático y niega su existencia. “Como consecuencia, la supervivencia de nuestro planeta, que es el requisito previo para toda vida humana, está en riesgo”.

El Obispo reconoció que ambos son temas centrales de la vida en la enseñanza católica. Sin embargo, dijo que no existe un mandato en la enseñanza social católica universal que dé prioridad a ninguno de ellos como el avance único del bien común.

Señaló que el número de muertos por aborto es más inmediato, pero el número de muertos a largo plazo del cambio climático sin control es mayor y amenaza “al mismísimo futuro de la humanidad”.

Al mismo tiempo, advirtió que la designación de cualquiera de estos temas como la cuestión predominante en la enseñanza social católica “será inevitablemente secuestrada por las fuerzas partisanas” que buscan darle un avance a su candidato.

El Obispo McElroy identificó una tercera cuestión a la que los votantes se tendrán que enfrentar en este ciclo electoral, la cultura de exclusión que ha aumentado de manera dramática en los últimos tres años.

“La injusticia racial va en aumento, reforzada por un nuevo idioma y simbolismo que buscan avanzar en el mal del nacionalismo blanco y crear estructuras de prejuicios raciales para una nueva generación”, comentó. “Inmigrantes y refugiados, quienes han sido parte importante de la historia de América como una fuente de vitalidad y riqueza, son retratados como una razón de miedo y sospecha en nuestra sociedad en lugar de solidaridad”.

“En prácticamente todas las cuestiones de la vida y la dignidad humana, la creciente cultura de exclusión en nuestra nación refuerza e impulsa divisiones que son altamente destructivas a todos los objetivos que se encuentran en el centro de la enseñanza social católica”, agregó.

Por esta razón, muchos creyentes consideran que en este ciclo electoral el problema más convincente que surge de la enseñanza social católica para votantes es la necesidad de “repudiar de manera radical esta cultura de exclusión antes de que se siga extendiendo”.

El Obispo reconoció, que votar requiere que los votantes elijan a un candidato para un cargo público, no un tema. Por ello, instó a los votantes católicos que también consideren la capacidad e integridad de los candidatos.

“De poco sirve elegir a un santo que hace eco con la enseñanza social católica en cada tema si el candidato no es competente para realizar sus labores de manera efectiva y por ende enaltecer el bien común”.

La integridad es otro elemento central que debe considerarse, dijo el Obispo.

“Actualmente, los líderes de gobierno manejan tácticas y lenguajes corrosivos, fomentando la división en lugar de la unidad”, comentó. “La noción de la verdad misma se ha perdido en nuestro debate público. Los principios son sólo justificaciones para acciones partidistas, que se abandonan cuando esos principios no favorecen la ventaja partidista”.

El Obispo afirmó que el votante de fe está llamado a considerar si un candidato individual promueve la construcción de puentes y la sanación del país.

¿Pero, cómo integrar los elementos de la enseñanza católica social y las cualidades personales de  un candidato para votar?

Propone que los votantes utilicen la virtud de la prudencia en sus deliberaciones, asegurando que “no puede llevarse a cabo una votación entre fieles sin que esta virtud se utilice dentro de una consciencia bien formada”.

En su encíclica “Evangelii Gaudium” (La Alegría del Evangelio), el Papa Francisco propone que nuestras vidas políticas se deben ver cómo un elemento esencial de nuestro llamado a la santidad”, el Obispo dijo.

“El Papa propone que solo podemos cumplir con nuestra vocación cómo ciudadanos fieles si logramos ver en la propia toxicidad de nuestra cultura política de hoy en día un llamado a una conversión más profunda a Jesucristo. No es suficiente que ignoremos los elementos corrosivos de la vida política en Estados Unidos, o ni siquiera navegar en nuestro papel de ciudadanos y votantes sin sucumbir en el tribalismo que divide nuestra sociedad.

“Somos llamados en nuestras vidas cómo ciudadanos y creyentes ser misiones de diálogo y civilidad en un momento que no valora ninguno de estos dos. Y esto requiere una profunda reflexión espiritual, valor y juicio. Demanda una dedicación como la de Cristo para buscar la verdad sin importar dónde se encuentre, y definir nuestra política y votar a la luz del Evangelio.”

You May Also Like

La Resurrección de “Alta-Baja”

La Guerra Afecta a Parroquia de Manera Personal

Reporte de temas clave de sesiones sinodales en diócesis

Presidente de obispos de EEUE pide al país superar el racismo

Perspectiva: ¿Qué hubiera pasado si los Reyes Magos hubieran tenido celulares?

Charla en español: ‘Prevención de las explosiones emocionales y la violencia doméstica’

Menu