Abuso SexualNoticias

Otorgan $24 Millones a Víctimas de Abuso Sexual en 6 diócesis de California

Share this article

SAN DIEGO — El Programa de Compensación Independiente pagó casi 24 millones de dólares a 197 víctimas que fueron abusadas sexualmente cuando eran niños por sacerdotes de seis diócesis de California.

La diócesis de San Diego participó en el programa, el cual concluyó el pasado mes de julio después de casi dos años de operar. La diócesis pagó 7 millones 655 mil dólares a 59 individuos que aceptaron el ofrecimiento del programa para llegar a un acuerdo.

El Programa de Compensación Independiente (ICP, por sus siglas en inglés) es una de las iniciativas que la diócesis ha emprendido en años recientes para brindar ayuda a quienes fueron víctimas de abuso sexual en el pasado, así como para ampliar y fortalecer los esfuerzos para prevenir el abuso infantil en la región de San Diego y el Valle Imperial.

Esta labor forma parte del compromiso de la Iglesia por reconocer sus fracasos del pasado, así como el dolor y daño que sus sacerdotes y líderes causaron en los jóvenes; además, de hacer cumplir reformas estrictas para evitar que esto vuelva a ocurrir.

Cinco diócesis en California y la Arquidiócesis de Los Ángeles acordaron participar en el ICP para proporcionar apoyo e indemnizar a las víctimas de abuso sexual a través de un proceso no contencioso, confidencial y resuelto en meses. El programa aceptó denuncias sin importar cuándo ocurrió el abuso. De igual manera, los individuos podían presentar denuncias independientemente de su estatus migratorio, o si contaban o no con un abogado para representarlos. Adicionalmente, todas las acusaciones de abuso no conocidas previamente debían ser reportadas a las autoridades.

Dos abogados de indemnización privados, Kenneth Feinberg y Camille Biros, fueron los encargados del programa. La pareja de abogados se dio a conocer a nivel nacional por su manejo justo y compasivo de las denuncias derivadas de los ataques del 11 de septiembre y el desastre petrolero de BP en el Golfo de México.

Las diócesis participantes les proporcionaron toda la información solicitada para evaluar las denuncias. Sin embargo, los abogados fueron los únicos encargados de determinar si la denuncia cumplía con los requisitos para participar en el programa, así como la cantidad a pagar para resolverlo; decisiones que las diócesis habían acordado respetar.

El programa comenzó aceptando denuncias a través de un sitio de internet en septiembre de 2019. Casi dos años después, los abogados presentaron su informe final el 30 de julio con el pago de la última denuncia. El reporte mostraba que 929 personas se habían registrado a través del sitio web, que se evaluaron 580 denuncias, y que las diócesis participantes pagaron un total de 23 millones 970 mil en indemnización a 197 individuos.

Los obispos de las diócesis establecieron un Comité de Supervisión Independiente de tres miembros para verificar la efectividad del programa. Los miembros eran el ex gobernador de California, Gray Davis; el ex Secretario de Defensa, León Panetta; y la ex Administradora de la Administración de Pequeñas Empresas de los Estados Unidos, María Contreras-Sweet.

“Agradecemos a los abogados por su trabajo, su atención a detalles, y más que nada por su compasión y empatía hacia las víctimas-sobrevivientes al administrar este programa”, dijo Davis, en el informe final del Comité, publicado el 2 de septiembre.

El informe señaló que los abogados habían ampliado los plazos del programa varias veces para dar a las víctimas la oportunidad de presentar una denuncia, especialmente en los primeros meses de la pandemia.

En el programa también participaron las diócesis de Fresno, Orange, Sacramento y San Bernardino. Juntas, las diócesis participantes atienden a más de 10 millones de Católicos, alrededor del 80% de la población católica de California.

“Ninguna cantidad de dinero puede compensar lo ocurrido a las víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes, pero podemos y debemos terminar el trabajo de indemnizar a víctimas sobrevivientes por el daño ocurrido, sin importar cuándo fue que ocurrió”, comentó el Obispo Robert McElroy, de la Diócesis de San Diego, cuando el programa fue anunciado en junio de 2019.

En su momento señaló que los fondos para indemnizar a las víctimas saldrían de pólizas de seguros y recursos financieros diocesanos, no de recursos de las parroquias o de los fondos de la colecta anual.

En los últimos años, la Diócesis de San Diego ha respondido al llamado del Papa Francisco a derrotar el “monstruoso crimen de abuso sexual en niños y jóvenes”.

Además de participar en el ICP, la diócesis de San Diego amplió la labor de Mary Acosta, Coordinadora de Asistencia a Víctimas.

La diócesis contrató a una empresa consultora encabezada por una ex agente del FBI, la Dra. Kathleen McChessney, para examinar los archivos personales de obispos, sacerdotes y diáconos permanentes para identificar posibles casos de abuso infantil no investigados previamente.

En otoño de 2018, el Obispo McElroy realizó ocho “sesiones de escucha” con parroquianos a lo largo de la diócesis para personalmente explicar los programas que la diócesis ha implementado desde el 2002 para prevenir el abuso sexual infantil en sus parroquias y colegios, así como para responder a preguntas. La diócesis no tiene documentado un solo caso de abuso sexual infantil en el que se vea involucrado un sacerdote diocesano desde los años 90.

El obispo McElroy subrayó que la Iglesia ha trabajado arduamente para cambiar la cultura que permitió que esto ocurriera. Señaló la política de retirar permanentemente del ministerio a cualquier persona que sea acusada de abuso sexual infantil y se cuente con fundamentos para creerlo.

Así mismo, convocó a todos los miembros del equipo diocesano a reunirse por primera vez en una sola reunión — alrededor de 2 mil 500 personas — para crear consciencia del problema de abuso sexual infantil en la sociedad. Y les pidió a todos reportar cualquier sospecha de abuso a las autoridades, no solo aquellas personas quienes por su trabajo están obligados a hacerlo.

 

Para obtener información sobre la manera en que trabaja la diócesis para prevenir el abuso infantil, cómo investiga las denuncias de abuso o para reportar cualquier sospecha de abuso, visite el sitio safeinourdiocese.org.

 

 

 

 

 

 

 

You May Also Like

Menú