NoticiasVocaciones

Ordenarán a Dos Nuevos Sacerdotes

Share this article:

SAN DIEGO —El obispo Robert McElroy ordenará a dos nuevos sacerdotes, Guillermo Hernández y Bradley D. Easterbrooks , el 24 de junio en la Iglesia de San Gabriel en Poway.

Como estudiantes del Pontificio Colegio Norteamericano, el seminario estadounidense en Roma, los hombres fueron ordenados al diaconado de transición el pasado septiembre en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano.

El diácono Hernández, de 30 años, fungirá como párroco auxiliar en la parroquia St. Jude Shrine of the West durante el verano, antes de continuar estudiando una licenciatura en Teología Fundamental en la Pontificia Universidad Gregoriana el próximo año.

El díacono Easterbrooks, de 37 años, será asignado a la parroquia de la Santísima Trinidad en El Cajón durante el verano, posteriormente regresará a Roma un año más para obtener un grado avanzado en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Originario de San Diego e hijo de un inmigrante mexicano, el diácono Hernández creció en el seno de una familia católica en el área de North Park. Asistió a colegios católicos de la localidad, tales como Our Lady’s School en Barrio Logan y San Agustín en North Park. Habla español e inglés. Su familia asistía a misa cada domingo en la Catedral de San José y rezaban el Rosario juntos casi todos los días.

“Viniendo de una familia tan católica, siempre consideré el sacerdocio”, aseguró. Pero agregó que también consideró seriamente ser bombero y hasta ingresó al Departamento de Bomberos de San Diego durante un tiempo después de la preparatoria. Esos caminos no son tan distintos. “Como bombero, tu trabajo es salvar vidas; como sacerdote, es salvar almas”, comentó. Fue el sentido de sacrificio y servicio lo que atrajo al diácono Hernández al sacerdocio. “El hecho de que un hombre se sacrifique y abandone el matrimonio y la vida familiar para dedicar su vida a Cristo y su Iglesia es verdaderamente conmovedor e inspirador”, dijo.

Originario de Carlsbad, el diácono Easterbrooks fue bautizado como católico, asistió a St. Patrick School y hasta recibió la Primera Comunión. Sin embargo, él y su familia asistían principalmente a iglesias protestantes. Se identificó como un cristiano no confesional hasta aproximadamente la mitad de la facultad de derecho en la Universidad de Pepperdine en Malibú.

Buscando profundizar su vida de fe, el diácono Easterbrooks se convenció de que la Eucaristía es verdaderamente el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Como estudiante de tercer año de derecho, ingresó al proceso del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos y recibió el sacramento de la confirmación.

Después de aprobar el examen de la barra, Easterbrooks se unió al Cuerpo de Jueces Abogados Generales (JAG) de la Marina de los Estados Unidos. Estaba destinado en San Diego, donde comenzó a asistir a la parroquia de Nuestra Señora del Rosario en Little Italy.

Incluso tenía una prometida. “Me di cuenta de que, a pesar de mi deseo por casarme, había otro interés que simplemente no podía quitarme de encima: el sacerdocio católico”, dijo Easterbrooks. En 2017, dejó el servicio activo para ingresar al seminario. “Quiero ser sacerdote para ayudar a las personas a experimentar el amor de Cristo a través de la adoración a Dios y el servicio al pueblo de Dios”, dijo quien también se desempeñará como capellán de la Marina. “Me encanta enseñar sobre la fe porque veo cómo la fe puede sanar y cambiar vidas. Espero ser un sacerdote que lleve a Jesús a las personas y las personas a Jesús a través de la fe, la esperanza y el amor”.

 

 

You May Also Like

Escuelas Católicas Apoyan a Estudiantes de Inglés

Charla en español: ‘Prevención de las explosiones emocionales y la violencia doméstica’

Papa Francisco: Navidad es tiempo para compartir, no para el comercio

Obispos de Centroamérica, EE.UU. se reunen en asamblea de emergencia sobre inmigración

Estrenarán presidentes secundarias de San Diego

Ayudan solicitantes de asilo con ‘Brazos Abiertos’

Menu