Noticias

Deja huella legendario el ‘padrecito del barrio’

Share this article:

SAN DIEGO — “La gente humilde tiene un nuevo defensor en el cielo”.

Así anunció el Padre Martin Silva la muerte, el 20 de mayo, del legendario Padre Richard Brown, quien durante siete décadas transformó los corazones de miles de personas en el vecindario sandieguino de Barrio Logan.

El Padre Brown acababa de cumplir 93 años en abril, y vivía en un centro para sacerdotes jesuitas retirados en el Norte de California, a donde se mudó en 2018.

“El padrecito del barrio”, cómo se le conocía sencillamente, fungió cómo párroco de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe durante 37 años.

Durante todo ese tiempo trabajó de la mano con el Padre Jaime Rasura, quien actualmente vive en la casa de retiro. Juntos se dedicaron a velar por la comunidad hispana, sirviendo a sus miembros en todos los puntos clave de su vida, desde el bautizo, primera comunión y boda, hasta el funeral.

El Padre Brown tenía un don para comunicarse con los adolescentes y la gente joven. De hecho, fue enviado a servir a la parroquia para atender a esta población a finales de 1969. Bajo su dirección y cariño, la Organización Juvenil Católica llegó a atraer hasta mil jóvenes a sus eventos.

Los jóvenes se divertían mientras aprendían sobre la fe y a cómo convertirse en hombres y mujeres de bien. El padre formó a varias generaciones de adolescentes que se convertirían en exitosos miembros de sus comunidades. Aunque muchos dejaron de vivir en el barrio, siempre regresaban a la parroquia, su hogar espiritual.

“Nos enseñó a vivir conforme Dios quiere que vivamos y a disfrutar nuestra vida”, dijo Adela García, quién lo conoció cuando era una adolescente. “Y nos decía que no nos sintiéramos mal de que no fuéramos perfectos, que siguiéramos tratando de hacer el bien”.

García comentó que fue el apoyo que recibió del padre durante décadas lo que la ayudó a convertirse en una persona exitosa, tanto en su vida personal como profesional. Ella continúa siendo uno de los líderes comunitarios de la parroquia, y en los últimos años la organizadora principal de los eventos en honor al Padre Brown.

“El amor por este hombre ha pasado de familia a familia, de generación en generación”, aseguró.

El Padre Brown llevó el amor de Dios más allá de las paredes de la parroquia, extendiendo su apoyo a la gente del barrio. Unió su voz incansable a causas sociales en beneficio de las familias, como en el caso de la lucha para obtener mejor vivienda o servicios de recreación.

Desarrolló una amistad especial y duradera con los miembros de los clubes de carros clásicos “lowriders”, muchos de ellos no faltaban a los eventos en su honor.

El padre se jubiló en 2005 pero continuó activo en la parroquia -celebraba la Misa diario – y en la comunidad.

En una entrevista en 2017 se le preguntó qué era lo que lo motivaba a continuar su labor a favor de la comunidad, aún cuando se había jubilado 12 años antes.

“Yo quiero a toda la gente”, aseguró, “no importa su edad, raza o estatus económico; todos son hijos de Dios”.

El Padre Martin Silva, actual párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, dijo que el Padre Brown será sepultado por sus hermanos jesuitas en Los Gatos, ciudad donde se ubica el centro de retiro donde vivía.

La parroquia planea una Misa en su honor el sábado, 30 de mayo, al mediodía, que será transmitida en vivo a través del portal de de la parroquia, olgsd.org, y su página de Faceook, @olgsd.org, seguida por otros homenajes en línea.

Y tendrá un servicio público en su honor en el futuro, cuando las órdenes sanitarias lo permitan. 

 

You May Also Like

‘Debemos continuar la lucha’

Obispos de México ven complicaciones en decisión judicial sobre marihuana

Perspectiva: Debemos practicar la paz en actos grandes y pequeños

Charla en español: ‘Prevención de las explosiones emocionales y la violencia doméstica’

Papa Crea Nuevos Cardenales, Incluyendo Obispo de SD

Rosario Comunitario Regresa al Valle Imperial 

Menu