Noticias

Consulta del Pueblo de Dios Comienza en Febrero

Share this article

SAN DIEGO — La Iglesia Católica está invitando a mil millones de fieles alrededor del mundo a ofrecer sus ideas, desafíos y oraciones para dar forma a la Iglesia en el futuro.

En octubre, el Papa Francisco inició este proceso de tres años, que se conoce con el nombre formal de Sínodo Sobre Sinodalidad.

A nivel local, dos Comisiones del Sínodo Diocesano de San Diego guiarán el proceso, una en el condado de San Diego y la otra en el condado de Imperial, con las características distintivas de cada región. Las comisiones incluyen líderes ministeriales laicos, sacerdotes, religiosas, directores de escuelas católicas, educadores universitarios y teólogos.

Un «sínodo», palabra griega antigua que significa «viajar juntos», es una reunión. En la Iglesia Católica, un sínodo reúne a un grupo distinto, generalmente obispos, para discutir un tema y hacer recomendaciones.

Este sínodo es diferente a los anteriores, puesto que esos se han centrado en un solo tema, como la vida familiar o los adultos jóvenes. En cambio, este sínodo pide a los fieles que examinen la cultura de la Iglesia y analicen hasta qué punto la Iglesia involucra a los fieles en la toma de decisiones clave; eso es lo que hace que este sínodo sea tan importante.

“Está diseñado para hacer que el gobierno de la Iglesia sea más abierto e inclusivo para todos sus miembros”, dijo el padre William Clark, profesor asociado de Estudios Religiosos en el Colegio de la Santa Cruz.

El Centro del Apostolado Católico define la sinodalidad “como la escucha mutua colaborativa, guiada por el Espíritu Santo, en la que todos los fieles tienen algo que aprender unos de otros, para saber lo que Dios le está diciendo a la Iglesia”.

“¿Cómo discernimos lo que Dios nos está llamando a hacer?”, preguntó el obispo Robert McElroy en una reunión con miembros de la comisión del sínodo en San Diego el pasado 3 de noviembre.

En la diócesis el sínodo se llevará a cabo en tres fases. En la Primera Fase, la cual se llevará a cabo de octubre de 2021 a agosto de 2022, la diócesis sentará las bases para el proceso y comenzará a involucrar a los fieles. En febrero, se reunirán pequeños grupos en sesiones guiadas en parroquias para examinar preguntas sobre cómo la iglesia local escucha a sus fieles y hasta qué punto los involucra en la toma de decisiones. Posteriormente, realizarán estas sesiones pequeños grupos de organizaciones de servicios, movimientos, comunidades culturales, grupos de jóvenes adultos, entre otros.

Se invitará a participar a quienes viven al margen de la sociedad, incluidos refugiados, inmigrantes recién llegados, personas sin hogar y exprisioneros; al igual que quienes hayan dejado la Iglesia o ya no practiquen la fe.

En la Fase 2, de agosto/septiembre del 2022 a octubre del mismo año, los miembros de la comisión del sínodo analizarán las ideas que surgieron de las sesiones de grupos pequeños y los datos de una encuesta que se llevará a cabo electrónicamente en toda la diócesis. Los miembros desarrollarán estrategias para fortalecer la participación de los fieles en el gobierno de las parroquias y la diócesis.

En la fase final, a realizarse de octubre de 2022 a mayo de 2023, la diócesis implementará un plan para profundizar la voz de los fieles en la vida de la Iglesia.

El proceso del sínodo se compartirá en cada paso del camino a través de los medios de comunicación de la diócesis: su página web sdcatholic.org/sinodo; sus publicaciones The Southern Cross (impresa) y thesoutherncross.org; y sus redes sociales [Facebook @DioceseSanDiego; Instagram @SDCatholics y YouTube (SDCatholics)].

 

 

 

 

You May Also Like

Menú