NoticiasObispo

Obispo destaca el ‘poderoso heroísmo’ en la Amazonia

Share this article

Durante 22 días, unos 185 cardenales, obispos y sacerdotes de alrededor del mundo debatieron la manera de fortalecer la vida y el ministerio católico en la vasta región amazónica, con sus 34 millones de residentes. Uno de ellos fue el Obispo de San Diego Robert McElroy, uno de los dos obispos de Estados Unidos que el Papa Francisco seleccionó para participar en esta consulta formal, llamada sínodo, llevada a cabo en Roma.

En las sesiones plenarias y en pequeños grupos de trabajo, los obispos escucharon a expertos en la materia, líderes indígenas, religiosas y católicos de la región. El sínodo terminó el 27 de octubre. Las propuestas acordadas por los obispos fueron sometidas al Papa. El Obispo McElroy compartió sus impresiones sobre los días del sínodo.

“Lo que me ha llamado la atención es la enorme fe que motiva a las comunidades de las Amazonas en su búsqueda de vivir el Evangelio de Jesucristo en medio de situaciones muy estresantes”, escribió el Obispo en un correo electrónico.

“Esta fe los está llevando a encontrar nuevos caminos de evangelización en las partes más remotas del planeta, en muchos casos hasta haciendo comunidades parroquiales sin sacerdotes y sin recursos”.

Por ejemplo, una mujer indígena de Guyana les dijo a los obispos durante una sesión que un sacerdote visita algunas aldeas una vez al año. Por lo que hombres y mujeres laicos realizan bautizos, bodas y dan la comunión.

“Existe un poderoso heroísmo en estas comunidades – hombres y mujeres que sacrifican gran parte de su tiempo y de sus vidas para predicar el Evangelio, educar a los más pequeños, ayudar a los más necesitados. “También hay muchos catequistas y coordinadores parroquiales quienes literal- mente han sido martirizados por defender sus comunidades, especialmente entre los muchos indígenas de la zona. Escuchar estas historias de martirio moderno es extremadamente conmovedor y aterrador”.

La organización del sínodo llevó dos años, se consultó a decenas de miles de católicos en la región de la Amazonía, dijo el Obispo.

A raíz de estas conversaciones una serie de nuevos caminos han surgido en las áreas de formación en la fe, la inculturación de la fe católica en las culturas de las personas, el papel de la mujer y los “males socioeconómicos en los que las comunidades tradicionales están siendo estranguladas, sus tierras robadas y sus líderes a menudo criminalizados”.

Comentó que el sínodo también enfrentó la tremenda destrucción ecológica del Amazonas, y la necesidad de detener el cambio climático y preservar la biodiversidad.

Dijo que el sínodo era un modelo de diálogo que debe de ser utilizado en cada nación “para producir encuentros llenos de espíritu con todas las personas de Dios”.

El Obispo McElroy ha convocado dos sínodos durante sus cuatro años en San Diego. Hace tres años consultó a los feligreses y al clero para fortalecer a las familias de la diócesis, un proceso que dio como resultado una nueva Oficina de Vida Familiar y Espiritualidad. El segundo sínodo, se enfocó en atraer y servir a los jóvenes adultos católicos, el cual concluye este 9 de noviembre.

You May Also Like

Menú