EscuelasNoticias

Vuelven alumnos a las aulas de las escuelas católicas del Condado de SD

Share this article

Las primarias y secundarias católicas en el Condado de San Diego podrán retomar las clases presenciales comenzando el 1 de septiembre si es que así lo desean,  siempre y cuando las métricas de salud continúen con tendencia favorable.

Esa fue la noticia de bienvenida para los 13,600 alumnos y sus familias que voltearon su mundo de cabeza para adaptarse al aprendizaje a distancia desde el pasado 13 de marzo cuando el gobernador de California ordenó que todas las escuelas del estado cerrarán sus puertas para frenar la propagación del coronavirus.

Dos días después del mandato las escuelas católicas de San Diego pusieron en acción el aprendizaje a distancia, tan pronto comenzaron las clases en línea los administradores comenzaron a planear cómo es que iban  a poder reabrir sus campus de manera segura en la era del Covid-19.

«Hemos estado trabajando en un plan para recibir a nuestros alumnos desde el primer día de la cuarentena», dijo John Galván, director de escuelas de la diócesis. «Ahora ha llegado el día en que podrán regresar a su familia escolar».

Lejos de ser el fin del tema del Covid-19 en las escuelas, es un hito importante que probablemente traiga altas y bajas hasta que se tenga una vacuna y un tratamiento efectivo para controlar la propagación del virus.

Galván aseguró que muchas de las escuelas católicas planean que sus alumnos regresen a las aulas en etapas; primero serán los alumnos de kinder, primero y segundo. Eso permitirá que grupos más pequeños de alumnos, padres de familia y personal se acostumbren a las medidas implementadas en cada campus antes de que ingresen otros grados.

El personal de las escuelas católicas dedicaron sus meses de verano a desarrollar un plan detallado para cumplir con las pautas de salud federales, estatales y del condado para la reapertura segura de las escuelas. Al mismo tiempo, afinaron las prácticas de aprendizaje a distancia que presentaron en marzo.

Las escuelas católicas ofrecerán instrucción de dos formas, cumpliendo estándares y puntos de referencia similares, aseguró Galván. Explicó que los colegios ofrecerán aprendizaje a distancia para aquellos padres de familia que aún no se sienten cómodos enviando a sus hijos a la escuela.

“Necesitamos encontrarnos con las familias en el punto donde se encuentren ellas, de la mejor manera posible y con nuestros mejores recursos ”, dijo.

Al mismo tiempo, el aprendizaje a distancia estará disponible para cualquier alumno que tenga que faltar durante dos semanas debido a que haya presentado síntomas, contraído el virus o que sea parte de un grupo que tiene que estar en cuarentena, entre otras razones.

Distanciamiento Físico e Higiene

La Oficina de Escuelas de la Diócesis trabajó de cerca con la Agencia de Salud y Servicios Humanos del condado para desarrollar un plan de reapertura que incluyera las siguientes disposiciones que las escuelas deben seguir:

– Se les tomará la temperatura a todos los alumnos tan pronto como se bajen de su vehículo y serán examinados para detectar síntomas. Si un alumno responde «sí» a algún síntoma o tiene fiebre de 100.0 F o más tendrá que regresar a su vehículo y retirarse.

– Se tomará la temperatura de todo el personal diariamente antes de comenzar sus labores.

– Los alumnos estarán distanciados en las aulas; sus escritorios con seis pies de distancia.

– Todos los alumnos y todos los empleados deberán usar cubrebocas en todo momento, a excepción de cuando coman. Los individuos que se nieguen a portar cubrebocas y que no estén exentos de ello tendrán que retirarse del campus y se les ofrecerá la opción de aprendizaje a distancia.

– La instrucción en grupos pequeños debe llevarse a cabo fuera del salón, como sea más fácil, observando el distanciamiento físico.

– El almuerzo debe ser al aire libre lo más posible, con mesas marcadas para distanciar físicamente a los estudiantes.

– Todas las estructuras del patio de recreo y equipo serán desinfectados después de cada uso.

– Los estudiantes serán asignados a un grupo y permanecerán en ese grupo durante todo el día (en los salones de clases, los tiempos de recreo y almuerzo, los tiempos de recogida y regreso, etc).

– El personal deberá desinfectar su área de trabajo varias veces al día, particularmente las áreas de mucho contacto.

– Los períodos de paso y los descansos serán escalonados para evitar la congestión.

– No habrá bebederos. Los alumnos deben traer sus propias botellas de agua.

Conexión Especial

El director de Escuelas señaló que los colegios han tenido que hacer una inversión en tiempo de personal y dinero para prepararse para recibir a los alumnos de manera segura. Los gastos incluyen la compra de cubrebocas, estaciones de sanitización al exterior y actualización de sistemas HVAC.

Mantener a los alumnos físicamente seguros es una prioridad, dijo Mark Sperrazzo, director de la Escuela Santa Teresa en la vecindad de Del Cerro en San Diego, pero también lo son sus necesidades socio-emocionales.

Los estudiantes han experimentado una interrupción sin precedentes en sus vidas y es importante que regresen a su familia escolar, afirmó.

“Aun utilizando cubrebocas, sabemos  están felices de regresar», dijo durante el primer día del Campamento Arca de Noé en la escuela el pasado 24 de agosto. El campamento fue diseñado para que los alumnos conocieran a sus maestros y sus compañeros antes de comenzar el aprendizaje a distancia. Sin embargo, resultó ser que el campamento fue un acogedor inicio al comienzo de clases presenciales la siguiente semana.

The Southern Cross

 

 

 

 

You May Also Like

Menú