NoticiasVocaciones

Sacerdotes y religiosas hacen frente a desafíos

Share this article

SAN DIEGO — “La vocación brota del corazón de Dios y florece en la buena tierra de los fieles”, nos dice el Papa Francisco.

Los sacerdotes y religiosas que sirven a la Diócesis de San Diego han continuado sembrando la semilla del amor de Dios en toda la región, incluso cuando el coronavirus ha volcado todas las facetas de la vida en los últimos 20 meses.

La Iglesia Católica de los Estados Unidos celebra la Semana Nacional de Concientización sobre las Vocaciones, del 7 al 13 de noviembre, para promover las vocaciones al sacerdocio, diaconado y a la vida consagrada. Las personas de fe son llamadas a renovar sus oraciones por quienes sirven en estas vocaciones, así como por quienes están considerando ingresar en ellas.

Sin lugar a dudas, la pandemia de COVID-19 desafió a sacerdotes, religiosos y religiosas a encontrar una manera de continuar sirviendo a la comunidad en medio de cierres y restricciones. Respondieron con creatividad, compasión y una mano tranquilizadora, incluso cuando enfrentaron sus propios miedos y arriesgaron sus propias vidas.

“Nunca había presenciado tal sufrimiento humano”, dijo el Padre Lawrence Agi, capellán durante 15 años quien trabaja en los hospitales Scripps Mercy en Hillcrest y Chula Vista.

La Hermana Madeline Fitzgerald, OSC, de la congregación de las Hermanas de Santa Clara, se acercó a los candidatos de RICA de la Parroquia de San Francisco de Asís a través de Skype, texto, correo electrónico y videoconferencia Zoom. Estaba comprometida con encontrar una manera de mantener su crecimiento espiritual a pesar de las restricciones.

El Padre Agi y la Hermana Fitzgerald son parte de los 200 sacerdotes y 228 hermanas y hermanos religiosos que sirven en la diócesis de San Diego. Entre los sacerdotes se encuentran los de la propia diócesis, de otras diócesis y de órdenes religiosas. Los religiosos y religiosas incluyen a los que tienen aquí su base y aquellos cuyas comunidades tienen su base en otros lugares.

Esta publicación noticiosa está destacando las contribuciones de los sacerdotes y hombres y mujeres religiosos. Trabajan incansablemente en parroquias, escuelas, universidades, organizaciones religiosas, prisiones y cárceles, campus universitarios, hogares de ancianos y en otros lugares donde hay buena tierra para plantar una semilla del amor de Dios.

 

 

 

 

You May Also Like

Menú