Noticias

Papa: Don del Espíritu Santo conecta a las personas con Cristo

Share this article

Por Carol Glatz

CIUDAD DEL VATICANO  — Cada cristiano es único porque el Espíritu Santo inspira algo nuevo y original en cada persona, creando “un campo infinito de santidad”, dijo el papa Francisco.

“El Dios único, la Trinidad de amor, permite que florezca la variedad de testigos; todos son iguales en dignidad, pero también únicos en la belleza que el Espíritu ha querido expresar en cada uno de los que la misericordia de Dios ha hecho sus hijos”, dijo el papa el 17 de marzo durante su audiencia general semanal.

Durante la audiencia transmitida en vivo desde la biblioteca del Palacio Apostólico, el papa Francisco concluyó su serie de charlas sobre la oración mirando la oración como una relación con la Santísima Trinidad, en particular con el Espíritu Santo.

“El primer don de toda existencia cristiana es el Espíritu Santo”, dijo. Es el don clave, esencial porque sin el Espíritu Santo, “no hay relación con Cristo y con el Padre”.

El Espíritu abre el corazón humano a la presencia de Cristo “y lo arrastra hacia ese ‘vórtice’ de amor que es el corazón mismo de Dios”, dijo.

El Espíritu Santo “habita en nosotros; es él quien nos transforma profundamente y nos hace experimentar la conmovedora alegría de ser amados por Dios como sus verdaderos hijos”, dijo el Papa.

El Espíritu escribe la historia de la Iglesia y del mundo, dijo, y “somos páginas abiertas, disponibles para recibir su letra”.

“En cada uno de nosotros, el Espíritu compone obras originales porque nunca hay un cristiano que sea completamente idéntico a otro”, creando un vasto y floreciente “campo de santidad”.

La Iglesia invita a los fieles a invocar al Espíritu Santo todos los días, para hacer presente a Cristo para que pueda guiar y transformar a sus discípulos, agregó.

Invocar al Espíritu en busca de apoyo e inspiración es importante, especialmente cuando uno no ha orado en mucho tiempo, ha perdido el deseo de orar o recita oraciones “como un loro”, sin profundidad de sentimiento o fe, dijo.

“Este es el momento de decirle al Espíritu: ‘Ven. Ven, Espíritu Santo y calienta mi corazón. Ven, enséñame a orar, enséñame a mirar al Padre, al hijo, enséñame el camino de la fe, enséñame a amar y, sobre todo, enséñame a tener una actitud de esperanza'”.

“Si Cristo estuviera muy lejos en el tiempo, estaríamos solos y perdidos en el mundo”, dijo el papa Francisco, pero con el Espíritu, “la posibilidad de encontrar a Cristo está abierta a los cristianos de todos los tiempos y lugares”.

Los cristianos deben “mantener viva esta llama” del Espíritu Santo, del amor de Dios, en su corazón, dijo el Papa, de la misma manera que la lámpara al lado del tabernáculo permanece encendida incluso cuando la Iglesia se vacía y cae la oscuridad, incluso cuando la iglesia está cerrada.

“Nadie lo ve, sin embargo, arde ante el Señor”, dijo. “Así está el Espíritu en nuestro corazón, siempre presente como esa lámpara”.

You May Also Like

Menú