InmigraciónNoticias

Obispos mexicanos critican a su gobierno por aceptar ‘Quédate en México’

Share this article:

REYNOSA, México  — Los obispos de México expresaron su decepción por la voluntad de su gobierno de aceptar un plan conocido como “Quédate en México”, que obliga a personas que buscan asilo en los Estados Unidos a esperar en peligrosas ciudades fronterizas mientras sus casos se escuchan en los tribunales estadounidenses.

En una declaración del 6 de diciembre, los obispos también pidieron al gobierno federal “ejercer con prontitud sus compromisos para la promoción y protección de los derechos fundamentales de las personas en contexto de migración”.

“Recibimos con decepción la noticia de que el Gobierno de México ha decidido reanudar el programa MPP mejor conocido como ‘Quédate en México’, ya que este viola múltiples principios internacionales en materia de refugio y asilo, como el derecho al debido proceso y a la no devolución, y no permite el debido ejercicio de los derechos fundamentales de las personas solicitantes del reconocimiento de la condición de refugiado”, dijo el comunicado firmado por siete obispos, entre ellos el arzobispo Rogelio Cabrera López de Monterrey, presidente de la conferencia.

“Con profunda sinceridad deseamos que las personas en contexto de migración que se encuentran en territorio mexicano puedan ver una luz de esperanza en este valle de indiferencia, dolor y discriminación por parte de las autoridades de los tres niveles de gobierno”, continua el comunicado.

“La Iglesia Católica de México, a través de la Dimensión Episcopal de la Pastoral de Movilidad Humana, manifiesta su disposición al diálogo con el Gobierno Federal, a fin de canalizar propuestas efectivas en beneficio de las personas migrantes, solicitantes del reconocimiento de la condición de refugiado, personas mexicanas deportadas y en situación de desplazamiento forzado interno”.

Los gobiernos de Estados Unidos y México han anunciado un acuerdo para reactivar el programa “Quédate en México.” Se esperaba que los primeros participantes del programa regresaran a México en los primeros días de diciembre.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. se ha comprometido a mejorar el programa que ayuda a los solicitantes de asilo a encontrar acceso a representación legal, resolviendo las solicitudes de asilo en un plazo de seis meses y enviando recursos a México para el cuidado de los participantes del programa.

El gobierno mexicano aceptó la solicitud de Estados Unidos de reiniciar el programa y dijo que el gobierno de Estados Unidos ha ofrecido soluciones a sus preocupaciones, por ejemplo, como brindar protección a los grupos vulnerables y ofrecer exámenes médicos y vacunas a los migrantes.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo campaña para eliminar el programa “Quédate en México” iniciado por su predecesor, el presidente Donald Trump. Sin embargo, en agosto, un tribunal federal de EE. UU. ordenó que se reiniciara el programa.

Los defensores que trabajan con migrantes dicen que el programa “Quédate en México” se está implementando cuando Estados Unidos ya tiene un acceso limitado al proceso de asilo.

Muchos solicitantes de asilo potenciales son expulsados a México por razones de salud bajo el Título 42, que fue impuesto durante la pandemia por Trump y se ha mantenido en vigor bajo Biden.

Los defensores dicen que migrantes que regresan a las peligrosas ciudades fronterizas mexicanas bajo el Título 42 y “Quédate en México” caen en manos de secuestradores.

La organización benéfica médica Médicos Sin Fronteras dice que el 80% de los participantes de “Quédate en México” que ellos ven como pacientes en el bastión del cartel de la droga de Nuevo Laredo, frente a Laredo, Texas, habían sufrido violencia mientras estaban en México.

En la ciudad de Matamoros, frente a Brownsville, Texas, migrantes participando en “Quédate en México” formaron un campamento junto al Río Bravo. El campo se infestó de serpientes, se inundó y quedó controlado por el crimen organizado. Los residentes del campamento se desesperaron tanto que algunos contrabandistas pagaron para que llevaran a sus hijos al otro lado del río, donde esperaban que las autoridades estadounidenses dejaran a los menores bajo la custodia de familiares que ya residían en Estados Unidos.

“Que se busque otra opción de poder recibir a los migrantes para que no sean regresados a México y para que no se establezcan nuevamente los campamentos”, dijo el padre Francisco Gallardo, director de ministerios para migrantes de la Diócesis de Matamoros. Dijo que los campamentos son “totalmente inhumanos”.

“Las cosas están realmente mal en este momento, y se volverán aún peor si comienzan a tirar a la gente y decirles ‘espera en México'”, dijo en una entrevista el padre Scalabriniano Pat Murphy, quien dirige un refugio para migrantes en Tijuana, después de que la corte ordenó la reanudación de “Quédate en México”.

“El problema es: ¿esperar qué? Todavía no hay ningún proceso de asilo activo. Solo hay asilo para unas pocas personas vulnerables…personas con algún tipo de enfermedad o niños”, dijo. “No hay coherencia”.

You May Also Like

Papa: Don del Espíritu Santo conecta a las personas con Cristo

Parroquias se unen a campaña para plantar árboles

10 Años de Defender la Vida

Iglesia pide que protejan a los ‘Soñadores’ de forma permanente

Mensaje del Obispo-Electo a los fieles de la diócesis

Papa: Debemos honrar, proteger la dignidad de los ancianos

Menu