Noticias

Obispo dirigirá liturgia el 1 de mayo para pedir intercesión de Santísima Madre

Share this article:

WASHINGTON – Mientras que el mundo continúa enfrentando los efectos continuos de la pandemia mundial del coronavirus, el obispo Robert W. McElroy de San Diego se unirá  a los obispos de este país y los de Canadá el 1 de mayo para renovar la consagración de las dos naciones al cuidado de nuestra Santísima Madre.

A través de una dedicación colectiva o un encargo de una nación a María, un acto de consagración debe ser un recordatorio para los fieles del testimonio del Evangelio de la Santísima Madre para pedir su intercesión efectiva ante su Hijo en nombre de los necesitados.

El obispo John Carroll de Baltimore, el primer obispo de Estados Unidos, promovió la devoción a María, la Madre de Dios, y colocó a Estados Unidos bajo su protección en una carta pastoral en 1792.

Los 21 obispos que asistieron al Sexto Consejo Provincial de Baltimore en 1846 decidieron nombrar a la Santísima Virgen María, bajo el título de Inmaculada Concepción, como la Patrona de Estados Unidos, y el Papa Pío IX aprobó esta decisión al año siguiente. Más recientemente, la dedicación del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, DC, en 1959, fue la oportunidad para que los obispos consagraran una vez más la nación a la Santísima Madre. Varios Papas también han consagrado el mundo a María en varias ocasiones.

La consagración del 1 de mayo. . . ocurrirá después de una acción similar del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) que consagró sus naciones a Nuestra Señora de Guadalupe el Domingo de Pascua.

La renovación de la consagración prevista en este país para el 1 de mayo no cambia la designación de María como Patrona de Estados Unidos bajo el título de la Inmaculada Concepción. Más bien, esta oración reafirma y renueva las encomiendas marianas anteriores, y une en solidaridad con el Santo Padre, quien recientemente estableció el Memorial de la Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia, como fuente de protección y fortaleza.

“Esto le dará a la Iglesia la oportunidad de orar por la protección continua de Nuestra Señora de los vulnerables, la curación de los enfermos y la sabiduría de aquellos que trabajan para curar este terrible virus”, dijo el arzobispo José H. Gomez, de Los Ángeles y presidente la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) en una carta dirigida a los obispos del país.

Cada año, la Iglesia busca la intercesión especial de la Madre de Dios durante el mes de mayo.

“Este año, buscamos la asistencia de Nuestra Señora aún más fervientemente mientras enfrentamos juntos los efectos de la pandemia global”, continuó.

El arzobispo Gómez dirigirá una breve liturgia con la oración de reconsagración el viernes 1 de mayo a las 12 de la tarde (hora del Pacífico.)

El Obispo Robert McElroy realizará una liturgia al mismo tiempo de mediodía que se transmitirá a través de la página sdcatholic.org.

Se les invita a los fieles de la diócesis que participen. Por favor visite http://www.usccb.org/consecration para descargar el programa en español para seguir esta dedicación colectiva.

 

You May Also Like

Comienza campaña para poner ‘Gratitud en Acción’

Obispo McElroy: ‘Regocíjate en este día de fe y descubrimiento’

Obispo-Electo ‘siempre ha sido un hombre del pueblo’

Culturas unirán su voz para celebrar su fe

Vaticano: Vacunas salvan vidas y previenen el sufrimiento

Se Ofrece Ayuda para Inmigrantes

Menu