MundoNoticias

Obispo mexicano anuncia candidatura política, luego la retira

Share this article

Por David Agren

CIUDAD DE MÉXICO  — Un obispo mexicano anunció sus intenciones de postularse como candidato en las próximas elecciones del país, luego retractó su candidatura, una decisión que generó confusión y reavivó el debate en México sobre el papel de los sacerdotes y pastores en la política del país.

El obispo Onésimo Cepeda Silva, de 84 años, reveló planes el 5 de abril para postularse como candidato a la legislatura del estado de México, con un nuevo partido político conocido como Fuerza por México. Pero el obispo el mismo día retractó la acción después de que tanto la conferencia de obispos mexicanos como la Diócesis de Ecatepec, que encabezó anteriormente, desautorizaron su candidatura.

“La (conferencia) se deslinda de todo acto político, que a título personal realice Mons. Cepeda, no ejerciendo por ello, ni de voz ni de acción, representatividad oficial de la Iglesia Católica”, dijo la conferencia episcopal en una declaración del 5 de abril.

La conferencia también citó el derecho canónico, que no permite a los prelados participar en política.

“No hay evidencia de que el obispo Cepeda haya solicitado o recibido el permiso prescrito por la ley canónica”, dice el comunicado.

También afirmó que el obispo Cepeda “está sujeto a las leyes mexicanas y corresponde a las instituciones del Estado dar o no, validez y aprobación a su candidatura”. La ley mexicana requiere que los obispos hayan sido destituidos de sus cargos durante al menos cinco años antes de buscar un cargo público.

La breve incursión del obispo Cepeda en la política electoral captó enorme atención, especialmente después de que dijo durante una conferencia de prensa: “Estoy harto de tanto pendejo que gobierna… todos son ratas y todos roban algo, yo espero no robar nada”.

Más tarde retiró su candidatura para las elecciones del 6 de junio y le dijo al canal de noticias Milenio que la nunciatura del Vaticano en México le dijo que podría perder su título de obispo.

El obispo le dijo una vez al periódico Reforma: “Soy un obispo rico entre los pobres”, refiriéndose a su Diócesis de Ecatepec en las afueras de la Ciudad de México, que dirigió desde 1995 hasta su jubilación en 2012.

Su cargo de obispo fue marcado por controversia en México donde aparecía a menudo en páginas de sociedad y compartiendo abiertamente amistades con políticos acusados de corrupción. El obispo Cepeda también estuvo involucrado en un escándalo legal por ser propietario de una colección de arte valorada a más de $100 millones. No se encontró nada legalmente incorrecto en el caso.

You May Also Like

Menú