Noticias

Hora Santa por la Paz en Ucrania: ‘Imploramos el fin de este conflicto inmoral’

Share this article:

SAN DIEGO — El Obispo Auxiliar Ramón Bejarano, de la Diócesis de San Diego, proclamó esta homilía durante la Hora Santa por la Paz en Ucrania, la tarde del 3 de marzo en la Iglesia Nuestra Señora de los Ángeles:

“Nos unimos con muchos de nuestros hermanos y hermanas de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana y la Iglesia Católica Ucraniana aquí en San Diego, quienes también están reunidos en oración en este mismo momento. Seguimos rezando en solidaridad por todo el pueblo de Ucrania que sufre tanto por esta guerra irracional y sin sentido.

“Nuestros Obispos Robert McElroy y John Dolan, continúan ofreciendo su apoyo moral y espiritual junto con tantas personas de buena voluntad alrededor del mundo implorando el fin de este conflicto inmoral. Ellos nos envían su bendición esta tarde a nosotros y a todo el pueblo de Ucrania.

“A instancias del Papa Francisco, ofrecimos ayer una jornada de ayuno y oración por la paz en Ucrania. Mientras caminamos por esta temporada de Cuaresma, continuaremos ofreciendo oraciones y sacrificios hasta que haya paz en Ucrania. El Papa Francisco dijo hace unos días: ‘Jesús nos ha enseñado que a la insensatez diabólica de la violencia se responde con las armas de Dios, con la oración y el ayuno'”.

“Esta guerra injusta, que comenzó hace una semana, es verdaderamente una infamia. Sabemos que en la guerra nadie gana, todos pierden.

“Esta invasión pecaminosa a un país democrático me ha traído a la memoria varias historias bíblicas sobre el pecado y la maldad, como Caín matando a su hermano Abel con furiosa ira. Dios le dijo a Caín: ‘¿Por qué estás tan resentido? El pecado es un demonio que acecha en la puerta’. Esta guerra me recuerda al Faraón que endureció su corazón volviéndose más terco día tras día. He estado pensando en la arrogancia de Goliat, o en la furia de Nabucodonosor que arrojó a Sadrac, Mesac y Abednego al horno ardiente, o en abuso de poder de Jezabel que mandó matar a Nabot para que Ajáz tomara posesión de su viñedo. La matanza de tanta gente inocente me hace pensar en Antíoco que mató delante de una madre a sus siete hijos, o Herodes mandando matar niños porque temía que el Rey recién nacido le quitaría su reino.

“Al mismo tiempo, esta guerra sin sentido me ha traído a la memoria al Señor que condujo al pueblo hebreo a través del Mar Rojo. Al Señor que hizo caer los muros de Jericó. Al Señor que le dio a Sansón tal fuerza para vencer al enemigo. Al Señor que por medio de David derrotó a Goliat. Al Señor que peleó muchas batallas por su pueblo sin la intervención de los ejércitos.

“Como dijo el Papa Francisco esta semana, “Dios está con los operadores de paz, no con quien emplea la violencia”.

“Dios está del lado del pueblo ucraniano que ha dado un testimonio tan asombroso de su fe. He visto en la última semana la fe de los que rezan en iglesias, calles o subterráneos. He visto fotos de sacerdotes haciendo la Divina Liturgia en refugios y soldados rezando ante un ícono de la Madre María. He escuchado las historias de seminaristas, sacerdotes, hermanas religiosas, obispos y laicos que están ayudando y apoyando a la gente.

“Sabemos que muchos civiles inocentes, incluidos mujeres y niños, han sido asesinados. Muchas familias han sido separadas y muchas personas han sido desplazadas. Aún así, vemos a tantos aferrados a su fe en Dios.

“Como acabamos de escuchar en las palabras de San Pablo: ‘Sufrimos toda clase de pruebas, pero no nos angustiamos. Nos abruman las preocupaciones, pero no nos desesperamos. Nos vemos perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no vencidos. Llevamos siempre y por todas partes la muerte de Jesús en nuestro cuerpo.’ En el nombre de Jesús, hagamos todo nuestro esfuerzo para vencer este mal a fuerza de bien (Romanos 12, 21).

“Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad. Señor, ten piedad.

“Señor Jesús, en tu santo nombre, te suplicamos, detén esta guerra y trae la paz. Libra a tu pueblo fiel de este mal.

“Madre María, Reina de la Paz, cubre con tu santo manto a Ucrania, y a todo aquel que implore tu ayuda.”

La Iglesia Católica de EEUU, a través de la organización internacional Catholic Relief Services, pide donaciones para ayudar a las víctimas de la guerra en Ucrania. Puede donar aquí.

 

 

 

 

You May Also Like

Consulta del Pueblo de Dios Comienza en Febrero

Día de los Muertos en la época de Covid-19

Obispo McElroy: ‘Regocíjate en este día de fe y descubrimiento’

Papa: Las familias so el camino a la santidad

Culturas unirán su voz para celebrar su fe

‘Pongamos los pies en la tierra’ contra la desinformación sobre vacunas

Menu