Noticias

‘Formo parte de una comunidad que me entiende’

Share this article

SAN DIEGO — Pascua, la celebración de la victoria de Jesucristo sobre la muerte, por naturaleza evoca pensamientos de renovación, renacimiento y novedad de vida.

En ninguna situación es esto más conmovedor que en la vida de individuos que se están preparando para recibir los sacramentos de iniciación en la próxima Vigilia Pascual. Son catecúmenos, personas que nunca han sido bautizados, y candidatos, personas que han sido bautizados en denominaciones no-católicas y que ahora se unirán a la iglesia Católica. Alrededor de 650 de ellos participaron en el Rito de Elección y Llamado a la Conversión Continua el 20 y 21 de febrero.

Uno de ellos fue Kevyn Delgado, de 18 años, quien es catecúmeno en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Chula Vista.

Nativo de Chula Vista, Delgado fue criado dentro de una familia que se identificaba como cristiana pero veía con recelo a la Iglesia Católica.

Aunque nunca se le explicó claramente el porqué debería de evitar a los Católicos, comentó, “Tenía miedo de acercarme a las iglesias Católicas…sentía como si simplemente era algo prohibido para mi”.

A la edad de 15 años, aceptó la invitación de su novia, quien era católica, de acompañarla a un viaje de su grupo de jóvenes a Six Flags Magic Mountain.

Delgado, quien nunca ha sido bautizado, dijo ser curioso por naturaleza y le intrigó la idea de ver cómo era en realidad el Catolicismo.

A un día de mucha alegría en el parque de diversiones le siguió una Misa y luego una adoración Eucarística.

En ese momento, Delgado no tenía ni idea de qué era el objeto blanco expuesto en la custodia dorada. Pero, mientras los demás se arrodillaban a orar en silencio y escuchaban música de adoración, sintió algo que nunca había experimentado en ninguno de los servicios cristianos a los que había asistido. Incluso se le llenaron los ojos de lágrimas.

Cuando terminó todo se acercó a su novia y a los líderes del grupo de jóvenes buscando respuestas.

Para Delgado, el hecho de haber sentido lo que sintió sin preparación alguna lo convenció de que su experiencia espiritual fue genuina.

En los siguientes meses, Delgado continuó haciendo preguntas y asistió a Misa una que otra vez con su novia y los padres de ella.

Un año después del paseo al parque de diversiones, comentó, estaba convencido de querer convertirme a Católico. Sin embargo, como aún tenía 17 años, necesitaría de la firma de sus padres para participar en RICA. “Como eso no iba a ocurrir”, dijo, esperó a cumplir 18 años en julio y comenzó a acudir a clases en agosto.

“Me siento parte de una comunidad que me entiende y que estará ahí si necesito ayuda en cualquier cosa”, aseguró el joven quien aún no es Católico, pero pronto lo será.

Información sobre clases del Rito de Iniciación Cristiana para Adultos (RICA) puede ser encontrada en: sdcatholicdisciples.net/

 

You May Also Like

Menú