NoticiasSalud

Doctora responde a mitos sobre vacuna

Share this article

Por Aida Bustos

SAN DIEGO — La Doctora Irma Covarrubias-Lugo ha sido testigo de los devastadores efectos que ha tenido el COVID-19 en las familias, y está convencida de que las vacunas son la solución para terminar con esta pandemia. 

Sin embargo, algunos de sus pacientes le han comentado que no quieren ser vacunados, a pesar de que se ha comprobado que la vacuna previene los efectos más severos del COVID-19 y hasta la muerte. Asegura que las razones que le dan se basan en información errónea que leen principalmente en las redes sociales. 

La doctora, quien practica medicina familiar en Kaiser Permanente en San Diego, invita a todos a consultar fuentes confiables para tomar la decisión que podría salvarles la vida.

“Algunos piensan que se van a contagiar del virus si lo hacen, no es así, las vacunas no contienen el virus, así que no pueden infectar a la persona”, dijo la doctora. 

“Algunos piensan que la vacuna lleva un chip para seguirlos, esto tampoco es verdad”, agregó. “A otros les preocupa que, al aceptar la vacuna, de alguna forma están apoyando el aborto”. 

La doctora, quien además es catequista de St. Jude Shrine of the West Parish, y miembro del Consejo Pastoral Diocesano, asegura que la Iglesia Católica ha analizado la forma como se están desarrollando las vacunas y asegura que los líderes de la Iglesia, desde el Papa Francisco hasta nuestro obispo de San Diego, Robert W. McElroy confirman que aceptar cualquiera de las vacunas aprobadas es ético, no solamente para que la persona se proteja a sí mismo, sino para que también proteja a la comunidad. De hecho, ellos mismos ya han recibido la vacuna y piden a todas las personas de fe hacer lo mismo. 

Algunos de sus pacientes también han comentado que le temen a los efectos secundarios. La Doctora Covarrubias-Lugo dice que ciertamente muchas personas experimentan efectos secundarios, sobretodo después de la segunda dosis; estos pueden incluir dolor de brazo, dolor de cabeza, dolor de cuerpo, fatiga y hasta fiebre. Sin embargo, asegura que “estas son señales de que el cuerpo ha desarrollado anticuerpos para luchar contra el virus. Estos síntomas duran pocos días y luego desaparecen”.

En el Condado de San Diego han fallecido más de 3 mil 500 personas debido al COVID-19 desde el 25 de marzo de 2020, cerca del 15% de ellos eran menores de 60 años.

La doctora compartió lo ocurrido a una de sus pacientes.

“Era una abuelita que amaba a su familia”, recuerda. “Especialmente, disfrutaba cocinar para ellos”. Uno de sus nietos no se protegió del virus y se enfermó. Después contagió a su abuelita, quien enfermó de gravedad y fue hospitalizada. “Lucho contra el virus durante bastante tiempo”, comentó. “Pero al final perdió la batalla”. 

Agregó que el joven ahora vive con un tremendo dolor porque sabe lo que ocasionó su falta de precaución.

“Todo el tiempo vemos casos como este”. 

“Por favor, vacúnense cuando llegue su turno, las vacunas son seguras, efectivas y gratuitas para todos los residentes del condado de San Diego”, aseguró la Doctora Covarrubias-Lugo. “Después de vacunarse continúe utilizando el cubrebocas, observando el distanciamiento físico y lavándose las manos frecuentemente”.

“Finalmente podemos ver el fin de las cuarentenas y la separación de nuestros seres queridos. Esta en nuestras manos hacerlo una realidad”.

Para más información de las vacunas en español por parte de la Iglesia, incluyendo videos, visite el sitio de internet sdcatholic.org/vacuna.

 

You May Also Like

Menú