NoticiasValle Imperial

Covid-19 golpea al Valle Imperial

Share this article

EL CENTRO – “Esto es peor que el terremoto de 7.2 que tuvimos en el 2010, con todo y sus terribles réplicas”.

De esta manera es como el Padre Ed Horning describe la vida en el Valle Imperial durante la pandemia del coronavirus.

El Padre Horning es líder de las comunidades Católicas de Brawley y Westmorland, compuesta de tres parroquias: Sagrado Corazón, Santa Margarita María, y San José, las cuales juntas cuentan con alrededor de 2 mil fieles.

El Condado de Imperial, con una población de alrededor de 190 mil, sigue teniendo una de las tasas de infección más altas del estado. En las últimas semanas, la tasa ha fluctuado entre el 17 y el 22 por ciento, lo que significa que de cada 100 personas examinadas diariamente, entre 17 y 22 personas están infectadas. Para el 5 de agosto, el condado había registrado más de 9 mil casos positivos y 232 muertes.

El Padre Horning comentó que más de 100 de sus feligreses han contraído el virus, y que por lo menos 10 han fallecido a causa de ello.

“No podemos celebrar funerales como lo hacíamos anteriormente”, agregó. “Solamente liturgias frente a la tumba con menos de 10 personas”.

La situación del condado instó al gobernador Gavin Newsom a restablecer las órdenes de “quédate-en-casa” a finales de junio, regresando el condado a la Etapa 1, lo cual frenó los planes para ofrecer Misas al exterior de última hora.

Las Misas públicas de cualquier tipo no han sido permitidas en el Valle Imperial desde el 15 de marzo. Al día siguiente el Padre Horning comenzó transmitiendo en vivo dos Misas diariamente, la mayoría de ellas bilingües. Actualmente, transmite en vivo una Misa al día, y ofrece estudios de Biblia y clases de RICA a través de Facebook Live y Zoom.

Los feligreses son invitados a ver las Misas que se transmiten en vivo. Pueden recibir la Eucaristía en un campo de fútbol detrás de la Escuela Sagrado Corazón en Brawley los domingos, y los miércoles en San José.

Alrededor de 400 personas toman esa oportunidad cada semana, dijo el sacerdote.

Adicionalmente, la comunidad ofrece seis horas de confesiones en el campo de fútbol los domingos, los fieles deben de utilizar cubrebocas y mantener el distanciamiento social.

Su comunidad distribuye almuerzos a individuos y familias necesitadas de lunes a viernes, sirviendo entre 80 y 200 personas a la semana.

La historia es muy parecida en la comunidad El Centro Catholic (ECC, por sus siglas en inglés), compuesta principalmente por las parroquias de Santa María y Nuestra Señora de Guadalupe , las cuales antes de la pandemia atendían a miles de fieles semanalmente en sus Misas.

ECC también transmite en vivo sus Misas desde la parroquia de Santa Maria, y posteriormente distribuye la Eucaristía al exterior.

La comunidad es liderada por el Padre Mark Edney, quien en el último mes comenzó a visitar el Centro Médico Regional de El Centro para orar con el personal. Para poder hacerlo, tuvo que recibir un entrenamiento especial para estar en un ambiente altamente infeccioso y tiene que usar un traje protector con un respirador eléctrico purificador de aire.

Junto con otros pastores católicos y protestantes, el sacerdote pudo comenzar a programar visitas con pacientes comenzando el 21 de julio, algo que no habían podido hacer desde el inicio de la pandemia.

El Padre Edney ha estado en el Valle Imperial durante ocho años, y dice que la situación es aterradora.

“Muchas familias están batallando”, comentó el sacerdote. “Es difícil estar encerrado en la casa todo el tiempo”.

La situación es aún peor para familias que ya estaban teniendo dificultades, agregó.

El sacerdote se preocupa por el impacto económico de la pandemia en las familias del Valle Imperial -que son de las más pobres del estado- y en los pequeños negocios.

“Temo que las consecuencias económicas comiencen a sentirse en los próximos meses”, dijo. “No solo han incrementado los precios de la comida sino también de otros artículos. Estamos en la época más caliente, en la que el aire acondicionado tiene que estar prendido siempre”.

El Padre Edney es miembro de un comité que promoverá la recuperación económica en el Valle Imperial.

“Sé que algunos negocios ya dudan si van a poder sobrevivir lo suficiente para poder reabrir”.

La ECC está ofreciendo comida a individuos y familias necesitadas a través de tres programas de distribución, incluida la Red de Distribución de Alimentos de Emergencia de Caridades Católicas. ECC está sirviendo alrededor de 1,500 y 1,600 familias a la semana en las comunidades de Calipatria, Brawley, Heber, Imperial, Calexico, Holtville y El Centro.

-The Southern Cross

 

 

 

You May Also Like

Menú