The Southern Cross
 

RESOURCES

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Latino Preside la Iglesia Católica en Estados Unidos

Por Aída Bustos

La organización que encabeza la Iglesia Católica en Estados Unidos ha elegido por primera ocasión a un Latino para ser su presidente.

El Arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, fue elegido de manera abrumadora por sus compañeros obispos el 13 de noviembre en la reunión semestral de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) en Baltimore.

Gómez encabezará una Iglesia que enfrenta serios problemas en Estados Unidos, tales como disminución de la asistencia a misa, principalmente entre los jóvenes; disminución de estudiantes a escuelas católicas, nuevos escándalos de abuso sexual y un rebaño católico profundamente dividido a lo largo de líneas políticas, sociales y raciales.

El nuevo presidente también dirigirá una Iglesia que se esfuerza por atender a nuevas familias inmigrantes, quienes en algunos lugares atiborran las misas, particularmente en el suroeste; personas que buscan una educación católica para sus hijos pero les resulta difícil pagarla; y quienes además necesitan una formación religiosa pero que no siempre tienen acceso a ella en su idioma natal.

“Esta elección es un honor para mí, pero además reconoce la hermosa diversidad y espíritu misionero de la familia de Dios en la Arquidiócesis de Los Ángeles”, comentó el Arzobispo en una declaración que dio después de la votación.

“También es un reconocimiento del lugar esencial que los latinos católicos tienen en la vida de la Iglesia y en la vida de nuestra gran nación”.

Los latinos representan entre el 38 y 40 por ciento de los 74 millones de católicos del país, y el 54 por ciento de los católicos millenials. Alrededor del 66 por ciento de los católicos de la Diócesis de San Diego son latinos.

El Arzobispo Gómez ha dirigido la comunidad católica más grande y diversa del país durante casi una década. Antes de eso, fungió como Arzobispo de San Antonio, Texas de 2005 a 2010, y como Obispo Auxiliar de Denver de 2001 a 2005.

Aunque progresista en temas sociales y de inmigración, es visto como un conservador en asuntos doctrinales, como el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El ciudadano estadounidense naturalizado de 67 años está íntimamente familiarizado con las realidades de la inmigración y la vida en la frontera. Nació y creció en Monterrey, México. Cruzaba la frontera con regularidad para visitar a familiares en San Antonio, Texas. El Arzobispo le dijo a Los Angeles Times que parte de su familia se había instalado en Texas desde hace más de 200 años cuando la región estaba bajo el dominio español.

Fue vicepresidente de la USCCB durante tres años antes de ser electo al puesto principal. Durante ese tiempo también se convirtió en una voz nacional que apoyaba a los “Dreamers”, jóvenes a quienes se les otorga estatus legal temporal bajo el programa DACA, y en repetidas ocasiones ha pedido al Congreso aprobar una reforma migratoria integral. Es un papel que seguramente seguirá desempeñando en su nuevo puesto, dadas las políticas de línea dura implementadas por la Administración de Trump.

El Arzobispo comentó que no se enfocará únicamente en temas migratorios. Dijo que esperaba trabajar con sus compañeros obispos para reformar la Iglesia a raíz de los escándalos de abuso sexual y promover el matrimonio y la vida familiar, señalando así algunas de sus prioridades.

“Vivimos un momento de esperanza y renovación en la Iglesia”, dijo el Arzobispo durante el mensaje que dio posterior a su elección.

The Southern Cross

The Southern Cross - Facebook Page The Southern Cross - Twitter Page The Southern Cross - RSS Feed