FormaciónJóvenes AdultosV Encuentro

Jóvenes Latinos Se Preparan para la Batalla

Share this article

[us_gallery ids=»2477″ columns=»1″]

Pocos jóvenes van a Misa.

Sin embargo, el problema es más grande que eso. Los jóvenes católicos están abandonando la Iglesia en grandes cantidades, inclusive los hispanos.

De las personas que fueron bautizadas y ahora dicen no estar afiliadas a una fe, la mitad abandonaron el catolicismo antes de cumplir 18 años.

Todos los niveles de la Iglesia Católica se están enfocando en este problema. De hecho, el Obispo de San Diego Robert McElroy lo identifica como el reto más importante que enfrenta la Iglesia.

La Diócesis de San Diego tiene dos ministerios enfocados en servir a los jóvenes católicos, incluyendo a los hispanos. De hecho, el Ministerio para Jóvenes Adultos patrocinó a 11 líderes hispanos locales para que participaran en el Curso de Verano anual en el Valle Central.

La Región Once de la Comisión para los de Habla Hispana (RECOSS, por sus siglas en inglés) organizó el curso bilingüe llevado a cabo del 13 al 16 de julio en el Centro de Conferencias Santa Teresita, ubicado en Three Rivers, noreste de Visalia. Alrededor de 100 jóvenes provenientes de California y Nevada participaron en el curso.

El curso ofreció capacitación de liderazgo en varios temas, tanto prácticos como espirituales, impartidos en dos niveles, para principiantes y experimentados.

Uno de los temas fue el V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana, una consulta importante que los obispos del país están llevando a cabo en todas las parroquias con comunidades latinas en Estados Unidos. La meta principal es desarrollar vías eficaces para invitar, acompañar y formar a jóvenes hispanos católicos y a sus familias a vivir su vocación bautismal.

Alejandra Díaz fue uno de los participantes de San Diego en el Curso de Verano. Díaz ha servido como coordinadora de la Pastoral Juvenil en la parroquia San Judas de San Diego por año y medio.

La joven dijo que los participantes decidieron utilizar el proceso del V Encuentro para identificar las necesidades y realidades en sus respectivas parroquias y periferias de sus comunidades. Basados en esa información, planean identificar formas de atraer a jóvenes a la Iglesia.

“¿Cómo hacer que se acerquen a la parroquia sin que dejen atrás a su vida personal, en términos de trabajo y de escuela?”, preguntó.

Dijo que algunos jóvenes tienen temor de ir a la iglesia por su estatus legal.

“¿Cómo logramos que no vean eso como un obstáculo y piensen que no son bienvenidos en la Iglesia?”.

Algunos participantes dijeron que la Pastoral Juvenil Hispana no recibe la atención y el apoyo necesario para poder cumplir con su misión en sus respectivas diócesis.

“No nos ven como una prioridad”, comentó.

La Diócesis de San Diego ha tomado pasos para fortalecer a la Pastoral Juvenil Hispana. Recientemente añadió a su personal en el Centro Pastoral a la joven Brilema Pérez, quien servirá como enlace entre los líderes jóvenes hispanos de las parroquias y los dos ministerios dirigidos a jóvenes y jóvenes adultos.

“Brilema tiene una gran pasión para este trabajo”, comentó Díaz. “Su llegada es una oportunidad para que la Pastoral Juvenil crezca”.

De hecho, Pérez asistió el Curso de Verano y coordinará los esfuerzos de los participantes en futura actividades.

Además de Díaz y Pérez, los participantes del Curso de Verano de San Diego fueron Andrea y Diego Hernández, de la parroquia San Judas; Efraín Pacheco, Erika Estrada y Mónica Anaya, de Santísima Trinidad; Jorge Mendoza, de San Antonio de Padua; Nora Méndez, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro; y Rafael Quevedo, de San Catherine Labouré.

“Esta experiencia nos dio la oportunidad de conocernos”, aseguró Pérez. “Todos estábamos emocionados de tratar de implementar algunas de las ideas que escuchamos”.

You May Also Like