Diversidad CulturalInmigraciónNoticias

Culturas Se Unen en Brillante Celebración

Share this article

[us_gallery ids=»2460,2461,2462,2463,2464,2465,2466,2467,2468″ columns=»1″]

Misa sin precedentes reúne a católicos de todo el mundo

Por Aída Bustos

Pentecostés es una festividad móvil, cayendo 50 días después del Domingo de Pascua, conmemorando el descenso del Espíritu Santo sobre los apóstoles y otros seguidores de Jesús.

La festividad de Pentecostés verdaderamente se convirtió en una fiesta móvil de colores, lenguas y más que nada alegría en la primera Misa y Festival Multicultural organizada por la diócesis.

Unas 16 comunidades católicas étnicas con raíces desde África hasta Vietnam participaron en la celebración presidida por el Obispo Robert McElroy el pasado 19 de mayo en la parroquia El Buen Pastor.

“Dios nos creó como una familia humana”, dijo en su homilía. “Y eso estamos celebrando hoy. El don que el Espíritu Santo le concedió a la familia humana”.

Esta fue la primera vez que la Oficina de Diversidad Cultural reunió a todas las comunidades católicas bajo su mando en una celebración. El Padre Michael Pham, el director nuevo de la oficina diocesana y él mismo un inmigrante de Vietnam, señaló que había soñado desde su ordenación sacerdotal con poder unir a todas las culturas católicas en una celebración eucarística.

La Comisión Diocesana para los Filipinos Católicos, liderados por Charlotte Fajardo, organizó la misa y el festival, con apoyo de las 15 otras culturas, entre ellas la hispana.

El evento fue una gran reunión de católicos que se conocían por primera vez. Aún cuando no hablaban el mismo idioma, se daban la mano, se tomaban fotos juntos y halagaban los atuendos tradicionales del otro.

Antes de iniciar la misa un mariachi tocó mientras fieles de otras culturas escuchaban atentamente, tomándose “selfies” con los músicos. Por unos momentos, un miembro del grupo africano acompañó al mariachi con su instrumento de madera, creando un ritmo singular, deleitando a la gente.

Luego empezó la misa. Los miembros de cada comunidad, portando los colores y texturas radiantes de su cultura, formaron una fila. Entraron a la iglesia una por una con su estandarte, estilo Olimpiadas. La comunidad africana entró primero, seguida por la afro-americana, china, coreana, filipina, guameña, hispana, india, indonesia, irlandesa, italiana, laosiana, nativo americana, samoana, tongana y vietnamita.

La alegría era palpable en la iglesia, cuya capacidad de 1,200 fue superada, dejando a muchos fieles de pie. Durante la celebración eucarística se presentaron lecturas, oraciones y cánticos de alabanza en muchos idiomas.

“Fue tan bello vernos todos juntos como el Cuerpo de Cristo”, dijo el Padre Pham después de la ceremonia.

En su homilía, el Obispo McElroy reconoció las historias dolorosas de muchos de los presentes, así como el duro ambiente social y político actual.

“Todos los que estamos aquí venimos de pueblos que una vez sufrieron al llegar a nuestro país”, aseguró. “Los nativos americanos conocieron las terribles masacres que les cayeron, los afro-americanos fueron esclavizados. Cada ola sucesiva de inmigrantes fue despreciada por la previa generación y sufrió opresión.

“Así, en una forma poderosa, ustedes son llamados – todos nosotros somos llamados – en este momento de nuestra cultura, cuando hay tanto antagonismo dirigido a grupos étnicos o culturales particulares, a resistir, a declarar orgullosamente que somos un cuerpo, porque todos somos parte de la familia de Dios, quien es el Padre de todos nosotros”.

Después de la misa cada comunidad compartió comidas y bebidas tradicionales desde sus coloridos puestos. En este sentido, la celebración de Pentecostés fue también una fiesta de sabores, con sus huevos con hoja de té, pancit, tamales, dal vada, puligo, hojas de taro y rollitos de primavera, entre muchas otras comidas típicas.

David Montalvo formó parte del grupo de voluntarios de la parroquia que ayudó a limpiar el campo donde se llevó a cabo el festival.

Reflexionó sobre el significado del evento que acababa de terminar.

“Es importante conocernos”, comentó haciendo referencia a las otras comunidades étnicas. “No solamente saber que existen otros grupos, pero continuar lo que empezamos aquí”.

You May Also Like